REGLAS PARA CREAR EL NOMBRE DE TU EMPRESA (PARTE II)

En la anterior entrega habíamos comenzado a desarrollar algunas reglas o condiciones, que son necesarias para poder crear un nombre ideal para nuestro futuro emprendimiento.  Habíamos hablado sobre la importancia de la claridad del mensaje que vamos a transmitir, de cómo este debe ser coherente con unos valores que vamos a representar en un nombre y que deben ser una motivación para los clientes.

 Otros rasgos que hemos destacado en nuestro articulo son la función descriptiva del nombre, la facilidad de que este sea recordado por los clientes, teniendo en cuenta algunos aspectos como que sea corto, que sea único y que utilice vocablos que sean familiares.  Finalmente desarrollamos el proceso de creación del nombre desde el aspecto de su sencillez, característica que permite interactuar de una manera mucho mas fácil con los clientes de nuestro contexto y con los de contextos ajenos.

 Ahora vamos a continuar desglosando otros rasgos  necesarios, para poder crear un nombre, que responda a las características de nuestra empresa.

 Un nombre que sea actual y vigente

 Es difícil poder que es lo vigente y lo moderno en tiempos tan cambiantes, de hecho, algunas tendencias en el mercado señalan como determinadas épocas pasadas se vuelven nuevamente vigentes a causa de la nostalgia de un segmento del mercado.  En este sentido, nuestro nombre mas que moderno debe buscar ser actual, a pesar del paso del tiempo, en pocas palabras un nombre que sea vigente por lo menos en un periodo de una década.

 Debido a esto, nuestra búsqueda del nombre ideal no debe conformarse únicamente con los nombres de dominio disponibles, debemos concentrarnos en ser mucho mas estratégicos, visualizando futuras tendencias lo que nos puede dar algunas pistas del tipo de nombre que necesitamos.

 Un nombre particular y único es un nombre fácil de identificar

 Las teorías de marketing siempre hacen alusión a los impactos que tienen las campañas en la mente de las personas.  La búsqueda de nombre ideal no es ajena a esta condición, el nombre es nuestra carta de entrada hacia los clientes, es también una manera de competir en un mercado que es cada vez mas competitivo, por esto el lugar que le damos a todas las estrategias de captación de clientes es primordial en el desarrollo de un negocio, esto incluye obviamente nuestro nombre.

 El nombre por tanto debe ser único, debe poder hablar de sí mismo sin confundirse con los otros, en la medida en que este puede diferenciarse y destacarse en el segmento del mercado, nuestra empresa o negocio lo harán también.

 Buscamos un nombre que siempre capte la atención del publico

 Es una verdadera obviedad plantear este rasgo de un buen nombre, porque precisamente, este es uno de los objetivos fundamentales del nombre de una marca, siempre atraer y cautivar a su publico objetivo.  Sin embargo no hablamos de atraer la atención per se, hablamos de llamar la atención en tema de negocios.

Para poder lograr este rasgo, es necesario conocer y reconocer el tipo de cliente a los que nos dirigimos, entre mayor y mejor información tengamos de estos mejor podremos responder a sus necesidades y mejor podremos posicionar nuestra marca.  Recordemos que a través del nombre buscamos transmitir los valores, la identidad y la importancia de nuestra empresa siempre en forma de sugestión y de atracción.

  • Debe tener sentido, debe ser perdurable

Puede que ambos conceptos no este intrínsecamente relacionados, sin embargo, un nombre con sentido, con coherencia con lo que representa, es un nombre que puede sobrevivir el tiempo que sea necesario.  Para esto dos características son importantes a tener en cuenta, a) trata de que el nombre no derive del tuyo propio y b) busca palabras que signifiquen algo para el publico.  Ambos aspectos pueden hacer que nuestro nombre de marca pueda perdurar.

En conclusión, no parece una tarea fácil la construcción del nombre para tu empresa, es compleja, pero con ella podemos siempre revisar nuestras metas como organización, nuestra integralidad.