REGLAS PARA CREAR EL NOMBRE IDEAL PARA TU EMPRESA (PARTE I)

La búsqueda del nombre perfecto para tu empresa puede ser una labor fácil de realizar, o puede tener cierto nivel de dificultad que puede ser un motivo de estrés y de frustración.  Sea cual sea su nivel de exigencia, el proceso creativo de este es complejo, porque necesita combinar los aspectos esenciales de tu empresa en un solo mensaje.

 Como todo acto comunicativo, el nombre de una empresa es eso, un mensaje que busca transmitir a un publico objetivo una serie de valores, estos valores tomaran importancia en los clientes y son los que harán fidelizar al publico, potenciando un valor agregado de la empresa y de su marca.

 Sin embargo, para crear el nombre es necesario acudir a una serie de condiciones que hacen mucho mas complejo este proceso, a continuación presentamos esas condiciones:

 El nombre debe ser claro

 Cuando hablamos de claridad, no hablamos únicamente de que sea legible, la claridad hace referencia a la sonoridad del nombre y a su estilo.  Sonoridad nos indica que el nombre es totalmente coherente con lo que realiza la empresa, estilo nos remite a como comunica su mensaje el nombre, algunos ejemplos de cómo caracterizar el estilo son la sobriedad, la elegancia, la simplicidad, etc.

 El nombre buscara proyectar la imagen de tu empresa

 En la medida en que el nombre corresponde a unos valores de la empresa, pero también recalca nuestra actividad, este logra describir en pocas palabras o en una palabra la identidad de nuestro emprendimiento, recordemos que el nombre es uno de los principales activos de la marca, por tanto debe poder comunicar estos aspectos de la empresa, si esto no se logra, lo que habremos creado es un nombre en abstracto que no tendrá mayor importancia para los clientes.

 Debe ser recordable por los clientes

 Esta es tal vez una de las condiciones mas importantes que debe tener el nombre, este debe ser memorable, debe no solo impactar a los clientes potenciales, su mensaje debe preservarse en su memoria y para esto, el nombre debe tocar otras fibras, debe despertar una serie de emociones y sentimientos que lo harán relacionable fácilmente.

 Para poder adquirir esta capacidad existen tres condiciones que debe tomar el nombre:

  • Debe ser corto
  • Debe ser único y definible
  • Debe utilizar palabras que sean familiares a los clientes (no hay lugar para palabras complejas y desconocidas)

 Un nombre corto, un nombre fácil de recordar

 Corto es una palabra simple para definir esta característica, sin embargo podríamos usar también la breve y sintético, en este sentido, buscamos un nombre que pueda decir, lo que queremos decir, de la manera mas breve.  Cuando el nombre tiene una dimensión mucho mas practica, es mucho mas fácil de recordar, además de que logra cautivar en mayor medida a clientes potenciales, ejemplos de ello son casi todas las grandes marcas que intervienen en el mercado: Microsoft, Apple, Uber, Sony etc.

 Sencillez, la razón para poder llegar a mas gente

 Este rasgo se complementa con el anterior, puesto que cuando el nombre es corto pero coherente, logramos entregarle un sentido de sencillez a su mensaje, para esto, las palabras que vamos a usar no deben ser para nada complejas, rebuscadas o que generen respuestas negativas.  Es muy importante elegir bien las palabras a usar, teniendo en cuenta no solo nuestro contexto de intervención sin también contextos ajenos al nuestro, es por eso que la búsqueda del nombre que en apariencia puede ser simple, es a su vez bien compleja.

 Estas son algunas de las condiciones necesarias para crear un nombre ideal para nuestra empresa, existen muchas mas, las cuales desarrollaremos en otros artículos, esperamos que estas puedan servirte como un buen material de referencia en aras de concretar el proceso creativo mas indicado para tu nombre.